fbpx

Siempre escuchamos que realizar actividad física con regularidad es una de las cosas más saludables que podemos hacer por nosotros mismos.

De hecho, si vamos a una consulta de chequeo anual es posible que el doctor recomiende hacer ejercicio, aun si estamos saludables. Pareciera ser que hay un mandato universal para que las personas estén fuera con ropa deportiva, sudando y jadeando, pero en realidad, hay buenos motivos.

La actividad física en adultos realmente es un poderoso antídoto contra las enfermedades cardiovasculares, que cobran miles de vidas cada año.

La actividad física refuerza todo tu cuerpo en general

deporte saludable - actividad física

Cuando haces ejercicio constantemente tus huesos y músculos se fortalecen, pero no son los únicos beneficiados, tus órganos internos también lo agradecen. Si la actividad física realizada es demandante tu corazón debe bombear más rápido y tus pulmones deben procesar el aire a una velocidad mayor.

Esto hace que en lugar de ocurrir un desgaste, los órganos implicados se fortalezcan ante la demanda y puedan realizar su trabajo de manera más eficiente.

En otras palabras, es como entrenarlos para que operen de una mejor manera y al mismo tiempo los resguardas de un daño en el futuro.

Sucede todo lo contrario cuando llevas una vida sedentaria, tu corazón, pulmones y sistema cardiovascular en general se debilita.

Si sufrieras de un ataque cardiaco tu cuerpo no estaría en posición de sobreponerse y recuperarse.

En caso de que sobrevivas, quedarás muy débil y tu calidad de vida disminuirá notablemente.

Venas y arterias saludables como consecuencia del ejercicio

Aunque parezca un poco difícil de creer, la actividad física también puede ayudarte a mantener tus venas y arterias saludables. Una alimentación rica en alimentos grasosos promueve la formación de placa grasa en el lumen o interior de las arterias.

Esto obstaculiza el paso de la sangre y aumenta la presión arterial, lo que hace que seas más propenso a hipertensión, infartos y accidentes cardiovasculares.

La actividad física en adultos favorece la eliminación de grasa, por lo que de cierta manera se evita su acumulación en los músculos y arterias.

Según la ciencia, el ejercicio disminuye en un 30% la probabilidad de enfermarte

Según un estudio reciente, aquellas personas con riesgo cardiovascular que realizan actividad física regularmente disminuyen en un 30% las probabilidades de desarrollar una enfermedad o morir.

Para demostrarlo, los participantes se sometieron a un riguroso examen físico y completaron un cuestionario sobre su historial médico y estilo de vida.

Este mismo procedimiento se repitió cuatro años después con las mismas personas, al igual que tres años más adelante.

En total, el seguimiento duró 7 años desde la primera evaluación y los resultados fueron variados pero contundentes.

Resumiendo, los resultados dividirse en personas que obtuvieron una gran reducción, reducción moderada, no observaron cambios, mejoría moderada y gran mejoría.

En este último grupo las probabilidades de desarrollar una enfermedad fueron significativamente mejor, además, otros biomarcadores mejoraron.

¿Cuál es la actividad recomendada para la salud cardiovascular?

Los expertos en salud señalan que para disminuir el riesgo de una enfermedad cardiovascular, se debe realizar ejercicio cada semana.

De manera más específica, el tiempo mínimo debe ser de 150 minutos para la actividad aeróbica moderada y 75 minutos para la intensa.

En aquellas personas sedentarias o que nunca han realizado actividad física la recomendación es comenzar con 10 minutos de caminata vigorosa.

Este tiempo se extiende progresivamente, al igual que la dificultad del ejercicio, pero es una buena manera de comenzar a crear el hábito. El ejercicio cardiovascular, es decir, la bicicleta, caminata, trote, pilates, son los más recomendados para la salud cardiovascular.

Sin embargo, para que sea una actividad física completa, debe alternarse con ejercicios de fuerza y flexibilidad a lo largo de toda la semana.

× ¿Cómo puedo ayudarte?