fbpx

El miedo a las enfermedades infecciosas puede hacer que algunas personas padezcan fobias, como la hafefobia, que es un miedo irreprimible a ser tocado por otros o tocar a otros. Durante el período del coronavirus, ciertas cosas pueden suceder con mayor frecuencia.

La pandemia de Covid-19 ha cambiado nuestros hábitos de varias formas. Estamos acostumbrados a lavarnos las manos a menudo, usar máscaras y evitar tocarnos.

Si bien la prevención puede ayudarnos a evitar la infección, radicalizarla puede contribuir a ciertas fobias. Uno de ellos es el miedo al contacto físico con otros, que se llama hafefobia.

Miedo a tocar y ser tocado

La hafefobia es una enfermedad rara que incluye el miedo incontrolable a tocar personas o cosas o ser tocado.

El Covid-19 se transmite a partir de pequeñas gotas expulsadas cuando una persona infectada tose, respira o habla. Por eso las autoridades sanitarias dicen que debemos mantenernos alejados de los demás y evitar el contacto.

El hecho de que la distancia social sea una obligación puede obsesionarnos más.

Cada vez son más las personas que se preocupan constantemente por evitar el contacto, incluso haciendo cola en el supermercado y viendo el extremo de mantener la distancia (incluso exagerar) al caminar por la calle.

Como ya hemos dicho, la hafefobia no solo afecta al contacto con los demás, sino que también afecta al contacto con los objetos.

Por ejemplo, las personas con fobias pueden seguir lavando la ropa al volver a casa, evitar abrir cartas que hayan llegado al buzón, etc., aunque realmente se sabe que en este caso no hay riesgo de contagio alto.

Pero esta no es la única fobia que se ha incrementado durante la pandemia, otras fobias como la agorafobia (miedo al espacio para muchas personas) o el síndrome de cabaña (miedo a salir de casa, sobre todo en los ancianos) y otras fobias tienen más presencia.

¿Cuál es la diferencia entre fobias en especial el miedo?

hafefobia o fobia a tocar

Hay suficientes preocupaciones, como el contagio en la pandemia actual. Estar atentos y tomar las precauciones necesarias puede ayudarnos a prevenir infecciones sin saturar el hospital.

Pero cuando este miedo racional se vuelve irracional, surge el problema.

“El miedo irracional tiene mucho que ver con la ansiedad. Cuando exageramos la realidad y la tratamos como una amenaza, la ansiedad sigue siendo el miedo que tenemos en la mente”.

Según expertos: “El camino entre el miedo y la fobia es la obsesión”.

¿Quién tiene mayor riesgo de sufrir una hafefobia?

“Las personas que de hecho están en alto riesgo de enfermedades infecciosas tienen más probabilidades de sufrir esta fobia”

Esto incluye a los ancianos y las personas con enfermedades que los ponen en riesgo.

Por otro lado, “las personas que ya tienen fobias, enfermedades relacionadas con la paranoia o trastornos de ansiedad tienen más probabilidades de padecer esta fobia”.

¿Cómo se trata la hafefobia?

“Debe haber un equilibrio entre la prudencia y el miedo a la infección. Los psicólogos dicen que ambos extremos son negativos.

Para superar la fobia, debes racionalizar el miedo.

El tratamiento implica preguntarle a la persona qué está ganando y qué está perdiendo con sus acciones, para que se dé cuenta de que su pérdida es mayor que la ganancia”.

De esta forma, puedes empezar a cambiar tu comportamiento y adoptar comportamientos que sean más realistas, sin olvidar ser cauteloso y preventivo.

Efectos a nivel colectivo

Ante la incertidumbre que provocan los virus desconocidos, esto es algo que no vemos, y antes de que se generalice la vacunación, solo podemos responder tomando medidas preventivas como el distanciamiento social, que es de gran importancia para nuestros métodos de contacto.

Los psicólogos opinan que “Nos acostumbraremos a distanciarnos y tendremos menos contacto que antes porque lo estamos interiorizando”.

Si bien esta situación no durará para siempre, en las primeras etapas puede tener un impacto significativo en los niveles emocionales. Las personas necesitan contacto físico, razón por la cual nos hace más íntimos y emocionales con las personas.

Especialmente entre los niños, porque en su madurez y desarrollo emocional, necesitan el contacto físico de ser abrazados.

× ¿Cómo puedo ayudarte?