+34 687 69 40 09 / +34 640 13 46 67 info@miasesordesegurosonline.com

Cada año unos 15 millones de personas son diagnosticadas con diabetes tipo 2 en todo el mundo.  Si eres una de esas personas, seguro te preguntarás qué hacer para aliviar los síntomas de la diabetes y mantener una buena calidad de vida.

Más allá del aspecto médico, el tratamiento de la diabetes implica un cambio de tus hábitos de vida para mantener bajo control esta enfermedad.

Vamos a revisar algunos de los cambios que puedes hacer para mantener tu salud lo mejor posible.

 

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una condición en la cual la insulina producida por el páncreas deja de ser efectiva para mantener regulado el nivel de glucosa en la sangre.

En muchos casos el problema es que el páncreas reduce la producción de esta hormona, mientras que en otros el organismo la rechaza y se debe recurrir a inyecciones o ingesta oral de insulina artificial.

Se considera que una persona sufre diabetes cuando la cifra de glucosa basal se mantiene regularmente por encima de los 126 miligramos por decilitro de sangre.

Uno de los problemas es que la diabetes es asintomática la mayoría de las veces, pero provoca daños irreversibles al organismo.

A partir de los 126 miligramos de glucosa por decilitro de sangre aumenta el riesgo de sufrir daños en las arterias y venas, lo que a su vez afecta al corazón, ojos, piel, sistema nervioso y otros órganos.

 

Si tienes diabetes debes cambiar tus hábitos

mujer con diabetes mirando el postre

Un cambio en tus hábitos puede ayudar a mejorar tu calidad de vida y mantener tu salud.

Comienza por cambiar tu dieta, pues los alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares son responsables de la mayoría de casos, sobre todo en personas obesas, pero también en personas delgadas que se alimentan incorrectamente.

Es importante que elabores una dieta semanal basadas en las recomendaciones del médico y la apliques de manera disciplinada.

Estudia el índice glucémico (IG) de los alimentos antes de elaborar tu dieta.

El IG es el valor que mide el nivel y velocidad con la que los alimentos ricos en carbohidratos inciden en la glucosa sanguínea.

Por tal razón, se deben consumir alimentos con nivel IG bajo, como las verduras cocidas, cereales integrales, pescado y otros bajos en grasas saturadas.

La dieta mediterránea, a base de pescados y verduras, es muy recomendable para ser baja en grasas saturadas y aportar de manera equilibrada los minerales y proteínas que necesita el cuerpo.

El ejercicio regular es muy importante, pues ayudará a mantener sano tu sistema circulatorio y corazón y a liberar a tu cuerpo de toxinas y excesos de grasa corporal.

En una hora de ejercicio moderado puedes quemar hasta 60 gramos de hidratos de carbono.

 

Cumple el tratamiento médico

Se estima que hasta un 50% de los pacientes de diabetes que requieren medicamentos orales no siguen las instrucciones correctamente.

A esto se suma que otro 25% ni siquiera toman las medicinas recetadas ni siguen las recomendaciones médicas.

Estas personas se exponen a sufrir repentinamente episodios de hiperglicemia (nivel alto de glucosa) o de hipoglisemia (baja de azúcar).

Esto tiene efectos como la deshidratación por exceso de orina, desmayos, mareos o incluso riesgo de entrar en coma.

Además al no tomar la medicina adecuadamente aumenta el efecto de la enfermedad sobre el sistema circulatorio y nervioso, generando daños irreversibles en diversos órganos.

Es importante que un médico revise regularmente tu medicación y la ajuste según tu evolución. No intentes cambiar las dosis de manera inconsulta.

 

Cuida tu pies

Si eres diabético, una de tus zonas más vulnerables son las extremidades inferiores, pues los daños en el sistema vascular reducen mucho la irrigación sanguínea, especialmente en el área de tobillos y pies.

Mantén limpios tus pies con baños diarios con jabón neutro y procura secarlos bien antes de ponerte calzado.

Evita zapatos apretados o de tacón alto, que impiden la buena circulación de sangre en los pies y protege la pie con cremas hidratantes.

Siguiendo estos consejos y cumpliendo tu medicación puedes mantener una adecuada calidad de vida. Tan solo se necesita un poco de disciplina y luego esto será muy fácil para ti.

× ¿Cómo puedo ayudarte?